Viejo reblandecido

De TLtropes

"Nosotros, yo y tú, fuimos dos émbolos en un solo cilindro...Tú, payaso pelirrojo, dime, ¿por qué tienes que ser un académico?” —parte de una carta de Shklovski a Jakobson en la que recuerda sus años de formalismo militante.


En sus años de enfant terrible no temía destruir la tradición crítica occidental en el prólogo del libro de poemas de su novia de la secundaria. Verdadero David en el valle de Elías, sus textos revolvían las entrañas del humanismo jurásico. Pero, oh, el tiempo pasó y de repente la tentación de decir bobadas políticamente correctas en un congreso sobre la igualdad en países de clima templado era demasiado poderosa. Así, trasladando su sudado prestigio a áreas del conocimiento cada vez menos exigentes, el viejo reblandecido asienta sus nalgas de conferencista en sillones financiados por instituciones cada vez más ignotas.


Ejemplos

T.Todorov con su humanismo multicultural de segunda o tercera linea. Beatriz Sarlo columnista de medios masivos.

Herramientas personales