Sinestésico

De TLtropes

El arte verbal tiene sus limitaciones. Suele ser de color negro sobre blanco y demandar una enorme cantidad de tiempo. Por suerte, la música, el cine, el teatro y (en menor medida) la pintura nos ofrecen estímulos inmediatos que reparan nuestros espíritus cansados. Nada queda mejor, además, que demostrar erudición y buen gusto en cualquier campo que no sea el propio. Cualquiera te lee la ideología del colonialismo en La isla misteriosa pero no es tan fácil encontrar el espíritu de la contrarreforma en Love me do de los Beatles o las revueltas campesinas en un cuadro sobre girasoles. Sea como sea, estas interpretaciones no solo ofrecen un aire erudito e interdisciplinario, sino que tienen la ventaja de ser fuertemente incomprobables (recuérdese que no estamos hablando de crítica especializada) y en la mayor parte de los casos dependen solamente de cuánto estamos dispuestos a concederle al crítico en cuestión y a las seducciones de su prosa. Algo similar a lo que sucede con los que te analizan la bañera.


Ejemplos:

M.Foucault sobre las Meninas en Las palabras y las cosas. W. Benjamin. R. Barthes en Mitologías.

Herramientas personales