Masa silenciosa

De TLtropes

De vez en cuando, cuando las condiciones meteorológicas lo permiten, el crítico o teórico literario aplasta su afilada nariz contra el vidrio de una de las ventanas de la torre y empieza a vociferar y a señalar a los transeúntes que caminan del otro lado, intentando asegurarnos de que es por ellos y para ellos que se ha encerrado a dilucidar la evolución del concepto de episteme en la obra tardía de Foucault. Puede optar entre un lastimero llamado a reformular la lógica de la vida intelectual de forma tal que mediante una misteriosa alquimia podamos seguir haciendo lo mismo pero sin culpa, o de forma más enigmática, cerrar con una frase que nos sitúe de repente frente al monstruo de mil cabezas aletargadas, al precio claro de convertirlo en una alegoría estilizada tan inofensiva como políticamente correcta . A menudo relacionado con el Revolucionario de sillón.


Ejemplos:

muy frecuente, casi inevitable, en la política universitaria

Herramientas personales