El malvado siglo XIX

De TLtropes

"Si el siglo XIX, por razones profundas y sistemáticas, nos dejó una pesada herencia de ilusiones y desconocimientos, todo lo que concierne a la teoría del signo escrito a finales del siglo XVII y en el transcurso del siglo XVIII lo ha sufrido de modo privilegiado" - Derrida, de la Gramatología.


Así como hay períodos históricos de indudable grandeza en la que encuentran terreno fértil todo tipo de conceptos, hay otros que se caracterizan por lo contrario. El siglo XIX adquirió, para muchos teóricos de la segunda mitad del XX, la fisonomía de una bestia negra que hay que perseguir en todos los rincones del pensamiento. ¿No es el siglo XIX el del biografismo ingenuo, el del historicismo determinista, el del humanismo eugenésico? ¿no es el siglo del realismo banal, del supuesto genio romántico, del triunfo definitivo del capitalismo burgués?

Por supuesto, siempre se recortan algunas grandes excepciones a contrapelo de estas corrientes, como Nietzsche o Tocqueville, para citar sólo un par de ejemplos. Pero a grandes rasgos, nadie duda de que la vulgata romántica, la filología historicista y el hegelianismo del siglo XIX son monumentos que la teoría literaria y la lingüística han intentado destruir con un éxito a primera vista resonante. Sólo la historia larga de estas disciplinas -si es que la teoría literaria todavía puede aspirar a una- marcarán si lo que se destruyó fueron los cimientos o solo el revoque.


Ejemplos

Foucault, Derrida y Barthes se han esforzado continuamente por ir en contra del historicismo antropocéntrico o del biografismo del siglo XIX.

Herramientas personales